Parque Nacional Los Alerces

Por su situación dentro del bosque andino-patagónico, ofrece una serie de magníficos panoramas matizados con inmensas serranías boscosas, lagos, pintorescos valles y variada vegetación.
El nombre de este Parque y Reserva Nacional se debe a la existencia de una conífera gigante longeva: el alerce o "lahuan" en idioma mapuche y que los botánicos han determinado como Fitzroya cupressoides.


Ubicación geográfica y superficie

Creado en el año 1937 y se encuentra ubicado en la provincia de Chubut, en el límite internacional con Chile abarcando una superficie total de 263000 Has. de las cuales aproximadamente 187500 Has. corresponden al Parque y las restantes 75500 Has. integran la Reserva Nacional.

Relieve y morfología

El relieve del suelo corresponde a las cercanías de la precordillera Andina, con mesetas escalonadas que van decreciendo hacia el este.
Su composición de origen volcánico es arenosa y abundan los guijarros procedentes de rocas basálticas y tobaceas, fragmentadas por acción de las grandes diferencias de temperatura diurna y nocturna.
El basalto se observa principalmente en la zona sur, formando escoriales casi inalterados.
La reacción del suelo varía:
• Es alcalina cerca de las Laguna con pH superior a 7, pero se acidifica hacia las alturas.
• Por encima de los 1300 m sobre el mar llega a pH 6.
Entre las principales elevaciones figuran los cerros Laguna (1459 m) y Mellizo Sur (1721 m).
La Barda Negra, al NE de la Laguna corresponde al frente de una amplia meseta basáltica ubicada en el norte del Parque, con una altura de entre 1299 y 1350 m s.m.
Hacia el SE existe un banco calcáreo amarillento, muy rico en restos marinos, con fósiles de los géneros Osthrea y Trigonia e improntas de Amonites (Jurasico Superior de unos 136 millones de años) que dan cuenta de ingresiones marinas anteriores al levantamiento de la Cordillera de los Andes.
 

Flora

Atendiendo a las distintas regiones fitogeográficas que encontramos en nuestro país, el Parque y la Reserva Nacional que nos ocupa se hallan comprendidos en la delimitación de los bosques andino patagónicos o subantárticos.
Para el visitante afecto a reconocer matices en el paisaje, le resultará ameno y hasta emocionante percibir los cambios que se producen:
1) el aspecto típico de la meseta patagónica,
2) una zona de lenta transición,
3) hacia el oeste, el bosque andino-patagónico con su máximo exponente la exuberante selva higrófila ya casi sobre el límite con Chile.
La descripción abarca una franja de no más de 50 Km.
Entre los exponentes típicos de la vegetación arbustiva y arbórea se pueden mencionar, además del ya indicado alerce o lahuan, el ciprés, el coihue, el maitén, la caña coligüe, el retamo, el calafate, el michay, el radal, el chilco, la lenga, etc.
Estos exponentes y otros más (en un delicado ajuste entre sus exigencias de agua y la variación regional de las precipitaciones), eligen el área o región propicia para poder cumplir sus ciclos biológicos. De allí la cambiante fisonomía vegetal que se puede apreciar desde el límite este del Parque hasta su interior.

Construcciones

El área cuenta con numerosas construcciones, las que en su mayoría sirven a dos funciones especiales:
1. De servicios: como la Intendencia, los talleres, los depósitos, el Centro de Interpretación y de Información, el Servicio de Guardaparques, las casas del personal (Villa) y las de los Guardaparques en cada seccional, que posibilitan las funciones del manejo y control del área.
2. Públicas: sirven para la atención y recepción de los visitantes como el hotel Futalaufquen de nivel internacional y las hosterías Quimé-Quipán, Cume-hue, etc., diseminadas a lo largo del camino interior principal del Parque.

Caminos

El área del Parque cuenta con una red vial interior de diseño simple o mínimo, con el objeto de lograr un mejor nivel de conservación del mismo en excelente estado de mantenimiento.
El acceso desde Esquel se realiza por un camino sinuoso, a través del cual se aprecian numerosos paisajes con la paulatina y cambiante fisonomía vegetal tal como se explicó al describir la Flora del Parque.
Por lo expuesto, este acceso puede ser definido sin duda como una verdadera ruta panorámica. Esta vía se entronca con la que proviene desde el norte (Lago Rivadavia), con lo cual todas las bellezas del Parque pueden ser gozadas en el día gracias a la facilidad de este acceso terrestre.
 

 

Hidrología

En general los numerosos ríos, lagos, arroyos (éstos últimos temporarios en un gran porcentaje por torrentes de deshielo), al intercomunicarse determinan una parte de la cuenca del río Futaleufú o Grande que corresponde a la pendiente del Océano Pacífico.
Si bien se dan crecientes en primavera a causa de las lluvias y los deshielos, los cauces principales mantienen un nivel más o menos estable el resto del año, por cuanto los lagos que se intercalan actúan como reguladores del caudal.
En este punto cabe indicar la gran modificación que se hubo de realizar en la región sur Parque cuando se construyó la presa del río Futaleufú (ubicada sobre la salida del lago Situación). En ese caso las aguas de los lagos Situación, Uno, Dos y Tres ascendieron formando un solo gran lago.
Las áreas de los Lagos Uno, Dos, Tres y Situación eran 4650 Has. y se inundaron 3500 Has.
Los principales lagos son:
• En la región norte el Menéndez y el Rivadavia.
• En el centro el Krügger, el Verde y el Futalaufquen.
• En el sur los antes mencionados a raíz de la presa de Futaleufú.

• Distrito Sur: Al sur de San Martín de los Andes se pasa por la zona del Pilpil y del Arroyo Partido, llamado así porque allí el curso de agua que viene del este se bifurca en dos brazos: uno que se dirige hacia el norte llamado Pil-pil (que desemboca en el Lago Lácar que a su vez vierte sus aguas al Pacífico) y otro denominado Culebras (que luego se vuelca en el río Hermoso, éste al lago Meliquina y de allí por intermedio del Caleufú y Collón Curá al Limay, que es afluente del Negro desagotando en el Océano Atlántico).
• Del Lago Machónico se llega a un lugar abierto, predominando la lenga en las partes altas de las laderas.
• En el extremo oriental del Lago Hermoso se halla la pequeña Laguna del Venado, donde hay renovales de raulí, punto en que éste alcanza su límite sur de dispersión.
• También es interesante destacar que en las orillas del lago Cármenes se encuentra el último relicto meridional de pehuén.

Clima

Es del tipo frío-húmedo, común a toda la cordillera patagónica.
Las precipitaciones (lluvias y nevadas) disminuyen hacia el Este.
Como ejemplo se indica la siguiente estimación de precipitaciones medias anuales:
• nacientes del río Canelo (casi sobre el límite internacional) 4000 a 4500 mm.
• por el este la seccional Lago Situación 1800 mm. (según Garrido en 1972).
Las temperaturas medias anuales se encuentran entre los 10° C y 11° C.
Las medias estivales entre 15° C y 16° C y las de invierno entre 5° C y 6° C.
Un aspecto particular del clima de esta región (Andes patagónicos), es la notable presencia de nubes en forma casi constante, es decir son muy pocos los días totalmente despejados. Aún en un mismo días las variaciones de nubosidad son muy amplias.
 

Fauna

Toda la región del Parque y la Reserva es integrante del dominio Zoogeográfico Austral Cordillerano (según Ringuelet en 1961).
En ella encontramos fauna nativa y también especies introducidas.
Fauna exótica:
·        Se encuentran el jabalí, la liebre (ambos de origen europeo) y el visón (especie norteamericana).
·        En lo concerniente a los ambientes acuáticos, encontramos especies ícticas también introducidas como el salmón, trucha arco iris, trucha marrón y otras.
Fauna local:
Con respecto a la fauna local, son importantes por ser más representativas las siguientes especies:
• Mamíferos: el huemul, el pudú o ciervito enano, la nutria criolla, el zorro, el hurón, el puma, etc.
• Aves: La avutarda, distintos patos, el cóndor, el carancho, el chimango, el tero, loro barranquero del sur, gaviota, la huala, el chucao, el fío-fío, la bandurria, golondrinas, etc.
• Reptiles : distintas lagartijas.
• Anfibios : sapo espinuloso, sapito de cuatro ojos, etc.
• Peces: peladilla, puye y pejerrey patagónico, casi extinguidos por la depredación que causan las especies de salmónidos. Introducidas.
• Invertebrados: son numerosos los insectos que viven en la región, como así también distintos caracoles acuáticos y pequeñas arañas.
Cabe destacar la presencia de un vistoso "cascarudo" de grandes "cuernos" (mandíbulas) curvados hacia abajo, por lo que vulgarmente se los conoce con el nombre de "ciervos volantes".