San Carlos de Bariloche

 

 

En 1902 se creó la Colonia agrícola-pastoril de Nahuel Huapi y se comenzó la mensura y adjudicación de los lotes, mientras se reservaban 400 hectáreas para un futuro pueblo. La colonia abarcaba casi todo el alrededor del lago. La mayoría de los lotes eran destinados a los primeros colonos.
El pueblo se desarrolló alrededor de la casa “alemana” de la Campaña Chile-Argentina. Las casas eran de madera con techos de tejas a dos aguas.
El 3 de mayo de 1902 se funda finalmente el pueblo de San Carlos de Bariloche, denominación que proviene de la deformación de los del término “vuriloche”, el cual era la denominación que le daban los aborígenes que habitaban en la zona.
El impulso de esta localidad se produjo entre 1935 y 1940, cuando la Dirección de Parques Nacionales emprendió una serie de obras de excelencia arquitectónica que enmarcan la ciudad.
Hoy debido a su crecimiento turístico, se ha convertido en uno de los más importantes centros turísticos de la Argentina y cuenta con todos los servicios adecuados para recibir al turismo nacional e internacional.
Por su semejanza con paisajes europeos, fue el sitio elegido por inmigrantes llegados desde Alemania y Suiza en especial, influencias que han impregnado todos los aspectos de la vida cultural, social, edilicia, etc.
Los deportes de aventura como montañismo, esquí, snowboard, cabalgatas, mountain bike, distintas excursiones, paseos lacustres y pesca deportiva, conforman los principales atractivos de San Carlos de Bariloche.
Además, si visitás esta ciudad no te podés ir sin probar los chocolates, dulces y carne de ciervo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paseos


•Centro Cívico: Fue inaugurado en 1940 por Parques Nacionales y está conformado por un conjunto de edificaciones de estilo pintoresquista, con inspiración urbana de Viena y Suiza.
En el centro se encuentra la Plaza Expedicionarios del Desierto, al sur la Intendencia de parques Nacionales Nahuel Huapi. También está ubicada en este Centro la Municipalidad con una torre reloj que muestra imágenes simbólicas de indígenas, misioneros, soldados y colonos al dar las 12 del medio día.
Otros edificios como la secretaría Nacional de Turismo y el Correo conforman la totalidad del espacio.
Sin dudas este es el lugar preferido por los turistas, ya que también posee una vista al lago.
No te vayas sin tomar una foto con los perros San Bernardo como recuerdo de tu visita a Bariloche.

• Iglesia Catedral Nuestra Señora del Nahuel Huapi: De estilo neogótico que fue inaugurada en 1946 y nunca se terminó.
Se encuentra rodeada por un parque e impactan los 45 vitrales del edificio con temas religiosos e históricos vinculados a la Patagonia.

• Museo de la Patagonia Perito Francisco Moreno: Fue inaugurado en 1940 y declarado Monumento Nacional en 1987. Consta de cinco salas que abarcan las ciencias naturales, prehistoria, etnografía, historia y exposiciones temporarias.

• Lago Nahuel Huapi: Es el principal centro de actividades en el verano.
Sus aguas azules se hallan continuamente encrespadas debido al viento del oeste, pero es navegable para realizar safaris lacustres, rafting, kayak, canotaje y apto para actividades como pesca, camping y trekking.

• Cerro Catedral: Posee una villa y es el centro de esquí   mayor y más completo de Sudamérica.
Su cumbre está coronada por torres y agujas de roca viva que semejan una grandiosa catedral gótica natural.
Desde aquí se puede disfrutar del paisaje compuesto por el glaciar Tronador, el Nahuel Huapi, la isla Victoria, el lago Gutiérrez y el cerro Otto. La base se ubica a los 1050 metros sobre el nivel del mar y las pistas se ubican entre los 1050 y 2000 metros de altura.
Cuenta con medios de elevación como aerosillas, cablecarril, telesky, entre otros y las pistas cuentan con escuela de esquí, confiterías y restaurantes.
Se realizan actividades como carreras de montaña, sky flaps, free stile, polo sobre nieve y trineo de perros, entre otras.

• Cerro Otto: Está cubierto por un espeso bosque de lengas y ñires, que en verano se engalana con el colorido de las flores como amancay, mutatis y rosa mosqueta.
En las últimas estribaciones del cero surge la cabaña de troncos de don Otto Meiling, fundador del club Andino de Bariloche.
Posee pista de juegos invernales y un teleférico que une la base con la cumbre del cerro, desde donde se puede disfrutar de una hermosa vista panorámica de la ciudad de Bariloche, cerros nevados y lagos azules.
En la cumbre un gran atractivo es la confitería giratoria que proporciona un vista panorámica de 360° de todo el valle.

• Circuito Chico: Abarca numerosos atractivos paisajísticos durante el camino que serpentea bordeando el lago Nahuel Huapi, internándose en bosques de coníferas y asomándose a las azuladas aguas del lago. Entre el verdor florido, aparece la belleza del hotel internacional Llao Llao (“dulce dulce” en lengua araucana), con su característica Capilla San Eduardo y Puerto Pañuelo.
Más adelante Bahía López está enclavada al pié de la imponente pared del cerro López y cubierta de bosques de coihues. Aquí se presentan dos alternativas: continuar hasta el Punto Panorámico, balcón natural desde donde se contempla una de las más completas imágenes de los lagos Nahuel Huapi y Moreno, la península del Llao Llao, el Valle del Sol y la laguna El trébol. La segunda opción es acceder a Colonia Suiza.
Finaliza el circuito el Cerro Campanario, al que se accede en aerosilla para admirar desde lo alto una de las vistas más bellas y fascinantes de la región.

• Cerro Tronador: El gigante de rocas con nieve eternas que coronan sus tres picos el Argentino, el Internacional y el Chileno es el más bello del Parque.
Era la antigua morada de los dioses indígenas. Hoy sigue mostrando su imponente figura y haciendo escuchar intermitentemente el lejano tronar de sus aludes.
Desde la base del cerro se puede acceder hasta la lengua del glaciar y los Ventisqueros Negros (masa de hielo que desciende directamente del casquete de hielos permanentes del cerro), que toma nombre de la coloración pardusca de los sedimentos que arrastra durante su avance.
Finalmente en Pampa Linda nace el río Manso superior, que luego recorre en toda su extensión el valle de los Viruloches y desemboca en lago Mascardi.

• Cascada Los Alerces: En ella se encajonan aguas del río Manso que se vuelcan furiosas y encrespadas, elevándose en una tenue llovizna que luego cae más calma entre el denso follaje.
El acceso al mirador se puede realizar caminando.

• Lago Mascardi: Está rodeado de bosques y cerros nevados.
Gran parte del lago es navegable y desde los paseos lacustres se pueden observar fiordos y faldeos montañosos cubiertos de densos bosques, pequeñas islas y las cumbres de los cerros Fray Elguea y Cresta de Gallo.
 
• Isla Victoria: Es la más grande de las islas del Nahuel Huapi.
Está dividida en zona norte, sur y central. Esta última es la única habilitada al turismo, mientras que las otras dos son áreas intangibles.
En la isla se puede realizar una caminata que permitirá conocer el ex vivero de coníferas, ascender en aerosilla al cerro Bella Vista para obtener un hermoso panorama de la bahía, recorrer los bosques de coihues centenarios y cipreses autóctonos, disfrutar de la playa arenosa del Toro.
Importante es mencionar que la isla es una joya natural en la que habitan especies faunísticas autóctonas y exóticas como pavo real, faisán, pájaro carpintero y colibrí.
Es digno de mencionar también que en la isla existen punturas rupestres con una antigüedad aproximada de 500 años.

• Bosque de Arrayanes: Es único en el mundo por su extensión, densidad y desarrollo de ejemplares de arrayanes de más de 20 metros de altura y 300 años de antigüedad.