Junín de los Andes

El nombre de la localidad conmemora una batalla librada en el Perú en 1824. Esta localidad está ubicada sobre la margen derecha del arrollo Chimehuín y nace como consecuencia de la Campaña de los Andes en 1882-1883, última fase de la Conquista del Desierto.
Un año más tarde se funda el Fuerte de Junín de los Andes con el asentamiento del Quinto regimiento de Caballería. Comenzó como un fortín fronterizo al que luego fueron rodeando la plaza y manzanas con viviendas, quintas y chacras. De esta manera se conformó un poblado.
Una gran importancia tuvo la fundación de la Misión Salesiana en 1892 que estuvo a cargo del padre Domingo Milanesio, quien inicia la obra de educación y apoyo a las pocas reservas de aborígenes que quedaron luego de la Conquista.
Esta pequeña localidad posee un gran potencial turístico por su paisaje, fauna apta para la caza mayor y menor y excelente pesca en toda la zona. También ofrece paseos a caballo, trekking, pases lacustre, rafting, etc.

 

 

 

 

Paseos

• Iglesia Nuestra Señora de las Nieves: Inaugurada en 1959, con su campanario domina la ciudad y en ella descansan los restos del Padre Milanesio, el incansable misionero y fundador de la Misión que bautizó a Ceferino Namuncurá.
En el mismo edificio funciona la Escuela Hogar que lleva el nombre del Santo.

• Lago Tromen: Sus playas están constituidas por arenas volcánicas y canto rodado. Sus aguas verdes y cristalinas presenta uno de los oleajes más intensos.

• Lago Huechulafquen: En mapuche significa “punta grande” y es uno de los principales atractivos dentro de su área de influencia debido a que, entre otras cosas, es sumamente apropiado para la pesca deportiva.

• Puerto Canoa: Ha sido declarado por autoridades de Parques Nacionales como “zona de recreo” y punto de atracadero del Transbordador de automóviles.
Posee zonas de camping, playas y muelle.

• Caza fotográfica: Es una modalidad nueva del turismo que surge como alternativa para los ecologistas que buscan vivir de cerca la naturaleza y plantearse el desafío de capturarlos sin hacerles daño, tomando las más hermosas y reales fotografías.