Sala 8: El clima


El clima de la Patagonia en general es moderado, con cuatro estaciones bien definidas, con primaveras y otoños más cortos; largos inviernos y gran amplitud entre las temperaturas de invierno y de verano.

Hay amplitudes térmicas anuales de más de 10° en la cordillera, de más de 17° en la Meseta (con marcas mínimas absolutas de 30° bajo cero en invierno), y de unos 13° en el Atlántico.

La temperatura media en invierno, es de -2°.

Las temperaturas máximas absolutas son altas, con marcas de hasta 45°.

Al sur del paralelo 30° LS se hacen presentes los vientos dominantes del oeste, que descargan en la cor dillera gran parte de su humedad procedente del Pacífico. Así las lluvias pasan de los 5.000 mm de precipitación en el oeste (Chile), a los 600 mm en la vertiente oriental de la cordillera (Argentina).

Luego, en la meseta (la zona de máxima sequedad), las precipitaciones rara vez superan los 200 mm anuales.

Para toda la región en general son característicos los vientos predominantes del oeste.

Si bien esta es una descripción general, ningún lugar de la Patagonia es igual a otro. Cada uno tiene sus particularidades, su especificidad y de acuerdo a las variaciones en el clima y a los microclimas, por distintas razones se generan entonces flora y fauna diferenciada de acuerdo a la zona.

Capitulo aparte merece la descripción del clima bajo el mar en la amplia zona de la plataforma submarina, influido principalmente por las corrientes marinas; la amplitud de mareas y la temperatura del agua.

Entre las principales corrientes podemos destacar:

Corriente de las Malvinas: sobre la plataforma su dinámica es menor en razón de las menores profundidades.

La mayor salinidad y menor temperatura corresponden a las mayores profundidades por las que cruza; en cambio, hacia la costa las temperaturas son mayores y decrece la salinidad por el aporte de agua dulce de los ríos.

Corrientes costeras:

A las aguas costeras al norte de Puerto Deseado y también a una angosta franja al sur de esta localidad se las considera “aguas residuales de la plataforma”, que en verano sufren procesos de calentamiento y avanzan hacia el Sur como una débil corriente costera.

Las mareas: oscilan en amplitud desde unos 60 cm en el Río de la Plata, hasta casi 12 m en el extremo sur de la Patagonia, con dos pleamares y dos bajamares cada seis horas.

Estos movimientos generan en la cercanía de las costas corrientes de marea que pueden alcanzar casi 15 km/h.