Sala 5: Exploradores

¿Porqué la Conquista?

Las principales motivaciones (además de las geopolíticas) que impulsaban a los primeros exploradores tanto militares, eclesiásticos y civiles durante siglos fueron dos:

la obtención de esclavos indígenas, el oro y la plata.

A raíz de la publicación de la obra del Padre Falkner surgen las motivacio nes “geopolíticas”, dado que en ella el jesuita dice: “Si alguna nación pensa ra apropiado el poblar este país, ello podría ser causa de perpetua alarma para los españoles”.

Apenas conocida la publicación en Inglaterra, España tuvo que poblar y fortificar la indefensa costa patagónica.

Así se originan San Julián (en Santa Cruz); San José (en el Chubut), y Patagones-Viedma, nacidas en 1789.

En 1860 Orelie Antoine I, francés, se autoproclamó Emperador de Araucanía y Patagonia.

La leyenda de la Ciudad de los Césares
“La ciudad encantada de los Césares” fue la primera leyenda que incentivó a los exploradores de la Patagonia y la última que desapareció en América... o tal vez no, ya que todavía hoy despierta la curiosidad de muchos aventureros.

Por más de trescientos años desveló a militares, eclesiásticos y civiles, atrayéndolos a la Patagonia.

El historiador Enrique de Gandía informó acerca de un documento de 1601, en el que consta que los Césares “viven en casas de piedra y andan vestidos y se sirven de vasijas de plata y oro”.

Según de Gandía, el mito nace en una expedición del capitán Francisco César en 1529, que desde la actual provincia de Santa Fe fue hacia el oeste hasta Córdoba o San Luis. Ahí se enteró de los incas y al regresar relataron que “había tanta riqueza que era maravilla, de oro e plata e piedras preciosas e otras cosas”.

Otras suponen que el nombre de los Césares deriva del título de César, de Carlos V.

También citan al paraje Sesar kaike, en Santa Cruz.


 

3. Por el Suroeste desde el Pacífico

En 1557 Juan Fernández de Ladrillero vino de Valdivia (Chile) y fue el primero en atravesar el estrecho de Magallanes de oeste a este. Pasó el invierno en el cabo Vírgenes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1. Por la Costa Atlántica

Algunos creen que fue Américo Vespucio en su tercer viaje en 1502 quien llego a la Patagonia.

En 1520 fue la expedición de Magallanes la que impuso el nombre a los dueños de esta tierra, los Patagones y a ella misma: PATAGINIA.

En 1525 con la expedición de Fray García de Loaisa, Elcano (único sobreviviente de la expedición de Magallanes) volvió a la Patagonia.

Llegaron a los hoy puertos de Deseado, Santa Cruz y Gallegos y luego el actual estrecho de Magallanes.

En 1535 el portugués de Alcazaba realizó la primera incursión al continente para la corona española, reconociendo (en la actual provincia de Chubut) los ríos Chico y Chubut.

En 1577 la flota inglesa preparada para ir contra el rey de España y al mando sir Francis Drake (pirata para los españoles y comandante de la Reina para Inglaterra), tuvo la ocasión de ver el Pacífico desde el istmo de Panamá y siguió para dar la vuelta al mundo.

En 1581 la expedición española al mando de Diego Flores de Valdés y con Pedro Sarmiento de Gamboa como capitán general del Estrecho de Magallanes, intentó fundar dos poblados estables. La empresa resultó una tragedia: cuando Cavendish pasó por allí en 1587 ubicó en lo que hoy es Puerto de Hambre, a sólo tres sobrevivientes de los mil hombres y veinte barcos que se habían destinado a ese intento de colonización en la Patagonia.

En 1614 llega el primer viajero de bandera holandesa que propició la creación de las grandes compañías comerciales de navegación: John Spielbergen.

En 1865 se produce la colonización galesa en la región del valle inferior del río Chubut por la necesidad de éstos de salvar su “estilo de vida y personalidad cultural”, amenazados por la corona inglesa. Es la única con continuidad después de Patagones-Viedma.

Las restantes poblaciones de la Patagonia son todas posteriores a la “Conquis ta del Desierto”.

2. Por el Noroeste a través de la Cordillera

Jerónimo de Alderete (lugarteniente de Pedro de Valdivia, conquistador de Chile) cruzó la Cordillera a mediados del siglo XVI y reconoció tierras de la actual provincia del Neuquén.

En 1553, Francisco de Villagra (otro lugarte niente de Valdivia), se adentro en la misma región atravesando el paso Villarrica.

También en 1553 su primo Pedro de Villagra realizó la misma incursión.

En 1621 Diego Flores de León llega al lago Nahuel Huapi.

En 1622 el capitán Juan Fernández, entró por la ruta del río Peulla, al sur del paralelo 41.

En 1649 la expedición esclavista de Diego Ponce de León describe indígenas precordiIleranos del actual Neuquén. Hubo una lucha en la que los españoles atacaron con balsas a los indígenas ca noeros en una península del lago Huechulafquen.

En 1650 para evitar la venganza de esos indígenas fue comisionado como negociador el Padre Diego de Rosales (quien ya había recorrido la zona en 1641).

Pasado un año, el jesuita regresó con un grupo de caciques luego de reconocer el lago Nahuel Huapi.

Se inauguraba así la ruta de los religiosos que intentarían misiones evangelizadoras por largos años, en la que podemos destacar la actividad de los Jesuitas:

En 1670 el Padre Mascardi arribo a la zona norte del lago Nahuel Huapi, estableciendo allí la “Misión de Nuestra Señora”.

En 1703 siguiendo sus pasos, otros jesuitas como Van der Meren y Guillelmo, trajeron a la zona las primeras ovejas.

En 1792 llega el franciscano Francisco Menéndez, que en su diario dijo salir desde “Chiloé en busca de la laguna Nahuel Huapi con el objeto de descubrir los Césares”.