Puerto San Julián

Es la cuna de la historia patagónica. La bahía fue el escenario de los acontecimientos más dramáticos del primer contacto del hombre blanco con el territorio argentino. En estas costas se produjo el novelesco encuentro entre Magallanes y los tehuelches, imponiéndoles aquí el nombre de “Patagones”, denominación que por extensión se daría a todo el territorio. Por estas razones San Julián es el contexto original de la palabra “patagonia”.
Magallanes arribó a San Julián con su Expedición un 31 de marzo de 1520 y el 1 de abril, domingo de Ramos, hizo oficiar la primer misa en suelo argentino.
El explorador decidió pasar el invierno en esta tierra con su tripulación y mantuvo ocultos los próximos pasos, lo cual provocó un motín liderado por los capitanes españoles, quienes se apoderaron de tres de las cinco naves de la flota. Magallanes logra recuperar la nave Victoria y tras una breve batalla consigue la rendición de los sublevados.
En sumarísimo juicio, Magallanes convertido en juez y fiscal condenó a muerte a cuarenta hombres, pero finalmente sólo hizo decapitar al Capitán Gaspar de Quezada y desterró a Juan de Cartagena y al sacerdote Sánchez de la Reina.
El Capitán Luis de Mendoza, muerto durante la recuperación de la nave Victoria fue descuartizado. La ejecución se realizó en una pequeña isla, desde entonces llamada Isla de la Justicia.
Hacia 1890 un grupo de ganaderos que en su mayoría provenían de Malvinas se asentó en el lugar, dando inicio a un incipiente poblado.
Actualmente San Julián luce como una pintoresca localidad y su bahía fue declarada Área Protegida Provincial por su valor ecológico, ya que está conformada por un entorno natural privilegiado.
En la bahía dos actividades muy difundidas son la práctica de deportes náuticos como canotaje, windsurf, navegación a vela, jet sky, esquí acuático y aprovechando los 50 Km. del litoral, la práctica de pesca deportiva en la que abundan especies como róbalo, pejerrey y gatopardo. También se puede realizar minitrekking costero.

 

 

Paseos

• Museo Regional de Arte Marino: Muestra piezas de valor histórico, arqueológico, antropológico, paleontológico y objetos vinculados a la vida de los pioneros.

• Centro Artesanal: Se exhiben y venden artesanías hechas con materias primas de la zona.

• Playas: Hermosas y con estupendas vistas panorámicas de gran relevancia histórica como Playa Sholl donde fue sepultado Robert Sholl(teniente de la fragata Beagle en la cual venía Darwin), Playa de los Caracoles en la que llama la atención la gran cantidad de caracoles acumulados; las Playas de Drake; la Garganta del Diablo; Cabo Curioso y La Mina (que son dos playas protegidas por enormes acantilados).

• Reserva Natural Península de San Julián: Protege más de 10.000 hectáreas, es un sitio en el que coexisten la estepa y la costa marina. Se pueden observar especies endémicas de la estepa patagónica como el guanaco, y dentro de la bahía Toninas Overas y dos loberías no reproductivas conformada por 250 Lobos Marinos Sudamericanos y otra más numerosa de la misma especie a la que se asocian ejemplares jóvenes de Elefantes Marinos.

• En la rada interior de la bahía se pueden observar cuatro especies de Cormoranes que habitan el litoral atlántico: El Cormorán Imperial, el Cormorán Roquero, el Cormorán Biguá y el Cormorán Gris. También se pueden encontrar otras especies como la Garza Bruja, Gaviota Cocinera y la Gaviota Austral entre otras.

• Isla Cormorán: Aquí se encuentra una colonia de más de 120.000 Pingüinos de Magallanes.

• Isla Justicia: Es un histórico lugar al que se le suma otro atractivo de interés como lo es una colonia de Cormoranes Imperiales.

• Pinturas Rupestres Estancia “La María”: A 150 Km. de la localidad, se encuentra este sitio arqueológico donde espléndidos cañadones de roca volcánica albergan a más de 80 cuevas y aleros que exhiben pinturas rupestres.
Estas manifestaciones artísticas constituyen un extraordinario legado cultural dejado por las culturas que precedieron a la tehuelche en la ocupación de la Patagonia.