Cabo Blanco

Declarada Reserva Natural Intangible, es un cabo rocoso y forma dos caletas. Enfrente se pueden ver islotes de piedra donde se congrega una de las poblaciones supervivientes en la Argentina de Lobos Marinos de Dos Pelos. Este animal fue cazado implacablemente durante los siglos XVIII, XIX y principios del XX debido al alto valor de su piel y, aunque se encuentra protegido desde 1937, su recuperación es lenta.
Entre los peñascos que forman el sector sudeste del Cabo se encuentran excelentes miradores, pero el punto panorámico mayor es el morro. Se asciende por una larga escalinata de cemento que conduce al pié del Faro de ladrillos rojos que data de 1917 y cuya torre cilíndrica de 25,70 metros exhibe su luz a 67 metros de altura. También desde este lugar se tiene una amplia vista de todo el Cabo.
Completan el atractivo turístico del área un pequeño apostadero de Leones Marinos, varios nidos de Cormoranes Grises, de Cuello Negro y una gran cormonanera de Cormoranes Imperiales.